Saltar al contenido
Neurocirugía, neurología y neurociencia

Neurocirugía

La neurocirugía es la rama de la medicina encargada del manejo quirúrgico para tratar diferentes enfermedades que afectan al sistema nervioso central, periférico y también el autónomo. Además de tratar dichas enfermedades, la neurocirugía también se encarga de la propia educación de la disciplina, así como de la prevención, evaluación o diagnóstico de las diferentes enfermedades. De esta forma, se puede decir que la neurocirugía abarca tanto el tratamiento quirúrgico como el no quirúrgico respecto a las enfermedades del sistema nerviosos.

Gracias a los avances de la ciencia, la neurocirugía ha podido evolucionar muchísimo, puesto que en sus inicios, los vendajes rudimentarios en la cabeza ya se consideraban como tratamiento quirúrgico, hasta los modernos aparatos de hoy en día donde todavía, la mano del cirujano sigue siendo la parte más importante de los mismos. De esta forma, la mejora en el instrumental a la hora de llevar a cabo la operación y también las modernas máquinas que permiten detectar los problemas de la persona sin tener que llevar a cabo una intervención previa, han mejorado con mucho la calidad de la neurocirugía haciendo que esta sea mucho más precisa y por lo tanto, ofreciendo unos mejores resultados a sus pacientes en las operaciones que se llevan a cabo.

Divisiones del sistema nervioso

Como la neurocirugía se encarga de tratar el sistema nervioso, es importante conocer las principales diferencias entre cada uno de ellos, en donde principalmente lo que encontraremos serán diferentes tipos de elementos.

En este sentido, el sistema nervioso central es el que está compuesto por la médula espinal y el encéfalo, que este a su vez está compuesto por el cerebro, las estructuras talámicas, el tronco cerebral y el cerebelo.

El cuanto al sistema nervioso periférico, está constituido por los nervios craneales y también los nervios periféricos. Básicamente es un sistema de cableado en el cuerpo humano que se encarga de transmitir toda clase de sensaciones y movimientos por todo el cuerpo.

Por último, el sistema nervioso autónomo es una mezcla de los dos anteriores y está compuesto por grupos neuronales a lo largo del tronco cerebral y al final de la médula espinal, además de en una serie de ganglios que se encuentran fuera de la propia médula.

Variantes de la neurocirugía

El sistema nervioso es uno de los sistemas más completos y complejos del organismo. Es por ello que sus intervenciones no son sencillas y pueden darse un montón de circunstancias diferentes. En este sentido, la neurocirugía tiene diferentes campos de actuación sobre los que puede llevar a cabo diferentes tipos de intervenciones para solucionar varios problemas.

A diferencia de que por ejemplo un brazo roto, representa casi siempre el mismo problema, en el caso de la neurocirugía se pueden llevar a cabo una mayor cantidad de intervenciones diferentes. Además, dependiendo del tipo de enfermedad que nos encontremos o la intervención que vayamos a realizar, dependeremos de un tipo de especialización u otra ya que muchas veces, se tratan de operaciones bastante diferentes entre sí. Vamos a echar un vistazo a algunas de las variantes más comunes de la neurocirugía.

Neurocirugía pediátrica

Como se puede entender por la palabra, es la variante de la neurocirugía que trata los problemas de los más pequeños. Este tipo de neurocirugía trabaja sobre sistemas nerviosos que en su mayoría, se encuentran en su desarrollo y es especialmente importante de cara a evitar posibles enfermedades en el futuro cuando la persona crezca, para así poder desarrollarse sana y sin ningún tipo de problemas.

En este caso, esta neurocirugía pediátrica se encarga de la extirpación o reparación de las posibles lesiones que el individuo sufra, así como evitar que se dañe el tejido normal del mismo.

Neurocirugía tumoral

La neurocirugía tumoral es aquella variante de la neurocirugía que se encarga del tratamiento de aquellos pacientes que sufren todo tipo de lesiones tumorales en su sistema nervioso central o periférico.

De este modo, lo que se pretende es tratar los tumores, clasificarlos y en el caso de que se pueda debido a que pueden afectar a la persona, extirparlos. Como se puede ver, no es una técnica que únicamente está enfocada a la extirpación de los tumores, ya que si el propio cirujano lo considera oportuno y por ejemplo el tumor es benigno, bastará con una simple exploración, salvo que pueda existir alguna complicación.

Neurocirugía vascular

La neurocirugía vascular es una variante de la neurocirugía que se encarga de un montón de patologías completamente diferentes. Entre las más famosas, se encuentran los aneurismas o los hematomas y hemorragias cerebrales. Pese a que esos problemas tal vez sean los más peligrosos, esta neurocirugía vascular también se encarga de otras patologías menores como pueden ser malformaciones o algún angioma venoso. Por norma general, estas lesiones suelen ser en su mayoría benignas por lo que no suelen precisar de tratamiento alguno como pasaba anteriormente con los tumores benignos.

Sin embargo, estamos ante una variante que es algo más complicada que las anteriores y por ello requiere del apoyo de otras disciplinas como puede ser la neurología y también la cirugía endovascular.

Neurocirugía funcional

Mediante esta variante de la neurocirugía que se encarga entre otras cosas de la colocación de bombas de infusión mediante las cuales se suministra morfina para el dolor. Algunas personas sufren de dolores constantes y precisan de la instalación de estas bombas dentro de su organismo para la liberación de sustancias que puedan servirlas como tranquilizantes y así poder disfrutar de su día a día sin convertirlo en un sufrimiento.

En definitiva, el principal componente de la neurocirugía es el cirujano. Este será el encargado de llevar a cabo el proceso ayudándose de todo el instrumental necesario para la operación. Además de esto, es frecuente que se apoyen en diferentes ciencias, sobre todo a la hora de ver cual la mejor forma de resolver el problema de la persona. Como podemos ver, dependiendo del tipo de operación, hay una especialización diferente, algo realmente básico y necesario dentro de una disciplina que no se puede permitir el más mínimo error.