Saltar al contenido
Neurocirugía, neurología y neurociencia

Esclerosis Multiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica que se da en el sistema nervioso central y que normalmente suele a afectar a las personas comprendidas entre la edad de 20 y 30 años. Se trata de una enfermedad neuronal imposible de pronosticar que no es contagiosa, ni hereditaria ni afortunadamente, mortal.

Una de las particularidades que tiene la esclerosis múltiple es que puede afectar de forma diferente a los distintos enfermos y es que dependiendo de la propia localización de la enfermedad, la extensión de la misma o también del número de lesiones que se tenga, puede propiciar diferentes estados. Todo esto ha servido a la esclerosis múltiple para ganarse el apoyo de la enfermedad de las mil caras.

Pese a todas estas diferencias que puede llegar a mostrar, vamos a ver unos cuantos síntomas que suelen ser comunes entre los afectados, así como las posibles causas y también los tratamientos que existen hoy en día para la enfermedad.

Síntomas de la Esclerosis Multiple

Como cualquier otra enfermedad de una cierta importancia, la esclerosis múltiple cuenta con una serie de síntomas que hace que el enfermo tenga dificultades en su día a día. Entre los síntomas más comunes, nos encontramos el cansancio, problemas en la visión, siendo esta doble o borrosa, lo que también propicia problemas de vértigo y de equilibrio, además de problemas de control urinario y también algunos problemas en el habla.

Además de estos, es bastante habitual un cierto temblor en las manos y debilidad en los miembros del cuerpo. Esta debilidad se termina por convertir en una pérdida de fuerza e incluso en la pérdida de sensibilidad en alguna parte del cuerpo.

La esclerosis múltiple es una enfermedad que se manifiesta de norma general en la población más joven y es por esto, que muchos de los síntomas anteriormente citados se suelen dar en las épocas más precoces de la misma y el paciente se termina recuperando de ellos con una cierta rapidez. Sin embargo, uno de los problemas más acuciantes es que estos síntomas se suelen presentar a menudo en grupos, lo que hace que cada paciente sufra la enfermedad y se tenga que enfrentar a ella de una forma diferente.

Algunos enfermos de esclerosis múltiple afirman que sus síntomas son más fuertes cuanto más elevada es la temperatura, por lo que tratan de contrarrestar estos efectos tratando de refrescarse con bebidas frías o con aire acondicionado.

Cual es la causa de la Esclerosis Multiple

A día de hoy, la causa de la esclerosis múltiple se desconoce por completo. Algunos estudios barajan la hipótesis de que puede deberse a algún tipo de virus o antígeno que se desconoce pero cuyo efecto termina por desencadenar una anomalía inmunológica que se sucede en una edad temprana.

De esta forma, el cuerpo termina por producir anticuerpos contra su propia mielina, que con el paso del tiempo se traduce en la aparición de lesiones de desmielinación, afectando a diferentes zonas del sistema nervioso central. Dependiendo de la localización de estas lesiones, se darán parte de los síntomas anteriormente mencionados en donde dependerá también el como de grave haya sido el probema.

Diagnóstico de la Esclerosis Multiple

Para llevar a cabo el diagnóstico, el neurólogo tendrá en cuenta dos factores, la historia clínica y la exploración física del paciente. El diagnóstico de la esclerosis múltiple es meramente clínico ya que no existen pruebas específicas para dar con la enfermedad ni tampoco ninguna prueba en concreto es concluyente.

De esta forma, para poder realizar dicho diagnóstico, el médico precisará de la historia clínica del paciente para tener en cuenta sus síntomas. Además de esto, se llevará a cabo un reconocimiento neurológico mediante el cual se tratará de encontrar cualquier anomalía que se pueda dar en los nervios.

Por último, es frecuente el realizar resonancias magnéticas y también punciones lumbares con el objetivo de encontrar anomalías que puedan explicar un poco el origen de la esclerosis, así como tratar de identificar los síntomas con dicha enfermedad.

Tratamientos para la Esclerosis Multiple

La esclerosis múltiple es reversible. Pese a esto, en algunas ocasiones hace falta más tiempo que en otras y el tratamiento que vayamos a llevar a cabo, tendrá mucho que ver con la finalidad que queramos obtener de este.

En este sentido, nos encontramos con tratamientos de brote, sintomático o un tratamiento para modificar el curso de la enfermedad. El tratamiento de brote será el utilizado para acortar los brotes que sufre el paciente y suele ser a base de corticosteroides o plasmaféresis.

Por su parte, el tratamiento sintomático es bastante más específico puesto que tiene como objetivo los diferentes síntomas que pueda experimentar el paciente. Mediante este tratamiento se procura aliviar los síntomas de la enfermedad, así como superar las posibles secuelas que se sufra debido a esta.

Por último el modificador de curso de la enfermedad, tendrá como objetivo el prevenir la discapacidad neurológica que se pueda dar a largo plazo.